C a r g a n d o . . .
Dermatología Estética

Hiperhidrosis Axilar

La hiperhidrosis axilar es la presencia de sudor en exceso en el área de las axilas y muchas veces acompañado de mal olor. Los pacientes con este problema tienen la misma concentración de glándulas sudoríparas que una persona promedio, solo que presentan un desequilibrio en su funcionamiento, lo que quiere decir que se mantienen hiperactivas todo el tiempo. 

La sudoración es la manera que tiene nuestro organismo de mantener y regular la temperatura corporal. Las glándulas sudoríparas se encuentran más concentradas y activas en diversas zonas del cuerpo como las plantas de los pies, la palma de las manos y las ingles. En estas áreas también es posible que se presente este desequilibrio, aunque es más común en las axilas.

Causas de la hiperhidrosis axilar

La sudoración excesiva puede ser el resultado de diversos factores. El cuerpo suele producir mayor cantidad de sudor cuando se encuentra en temperaturas más cálidas, al hacer ejercicio o en situaciones de mayor emoción como estrés, nervios o miedo. Sin embargo, la sudoración excesiva no tiene ninguna de estas causas como desencadenante, aunque sí la pueda potenciar, simplemente es un desequilibrio glandular.

Es una hiper estimulación del sistema nervioso sobre las glándulas sudoríparas de las axilas. Desde que la persona despierta inicia la producción de sudor. Aquí, nada tiene que ver el estado anímico ni con la higiene o las costumbres del paciente, aunque cuando se presentan situaciones de alto impacto emocional, la respuesta del organismo resulta en una mayor sudoración.

La sudoración excesiva axilas se puede presentar a cualquier edad. Incluso es posible que algunos niños la padezcan, aunque se trata de casos muy puntuales. Normalmente suele aparecer entre los 22 y 64 años, sobre todo cuando existen antecedentes familiares, ya que diversos estudios han confirmado el factor hereditario.

Alternativas para tratar la hiperhidrosis axilar

Actualmente, la medicina ofrece diversas opciones para combatir las causas que provocan esta excesiva sudoración. Todo depende del cuadro clínico de cada paciente, siendo nuestro especialista el único facultado para determinar la más conveniente.

Entre las alternativas dispuestas, se encuentran algunos medicamentos tópicos que se emplean en casos moderados y leves. Aunque suelen ser bastante populares, sus resultados son variables en cuanto a su eficacia. Algunas veces pueden tener efectos secundarios relacionados con la irritación de la piel de las axilas.

La toxina botulínica como opción

Entre las opciones del tratamiento axilar, el bótox (toxina botulínica) está aceptada como la más recomendada por su sencilla aplicación y por los resultados que ofrece a corto y medio plazo. 

Esta técnica consiste en infiltrar pequeñas dosis de toxina botulínica en diferentes puntos de la axila, considerados como específicos para la hiperhidrosis axilar. El trabajo del bótox en el organismo es bloquear de manera temporal los nervios encargados de producir la sudoración excesiva.

Además de su eficacia, este tratamiento resulta bastante cómodo por el hecho de que no requiere de ningún tipo de preparación. Una vez que la persona se encuentre en el consultorio médico se le aplica una crema anestésica, de este modo se minimiza la sensibilidad de la zona. Entre esto y que se emplean agujas muy finas el procedimiento es prácticamente indoloro.  

Los resultados aparecen ya a partir del 2º o 3er día. Además, esta alternativa no suele causar ningún malestar o efecto secundario, más allá de la ligera molestia que se puede llegar a sentir en su aplicación. El paciente podrá retornar a sus actividades diarias después de recibirlo, únicamente debe evitar el hacer ejercicio durante las horas posteriores

Aunque es una opción muy efectiva, los resultados no son permanentes. Las glándulas sudoríparas van recuperando su función y es necesario repetir la aplicación de la toxina botulínica cada ocho o doce meses, de este modo se puede mantener su efecto en el organismo.

Últimamente están apareciendo dispositivos de aplicación de onda electromagnética para destrucción selectiva de la glándula sudorípara pero todavía no hay mucha casuística tratada al respecto.

Técnicas empleadas

Toxina botulínica (bótox)

Toxina botulínica (bótox)


El bótox con fines estéticos cambió su nombre comercial pero sigue siendo el mismo producto de siempre. Es la toxina botulínica A purificada que se utiliza como medicamento desde hace más de 25 años.

+ información

Conoce todas las técnicas que empleamos en la Clínica Dr. Colina

¡Comparte!